jueves, 13 de enero de 2011

Vivian Maier - La genialidad de lo simple

A veces la vida nos pone frente a cosas inesperadas, y qué hacemos con ellas puede hacer la diferencia en nuestras vidas. Quiero contar la historia de John Maloof, agente inmobiliario y aficionado a las antigüedades, joven de veintiséis años, que acudió a una subasta pública de muebles y antigüedades, en la que adquirió por cuatrocientos dólares una caja llena de 30.000 negativos, en su mayoría en formato mediano.

Maloof comenzó a revisar los negativos, obteniendo copias de una calidad sorprendente. Estas fotografías eran tomadas principalmente en las calles de Chicago, en la década del sesenta y setenta por una niñera y fotógrafa aficionada, llamada Vivian Maier, aunque él en ese momento desconocía la identidad de la artista.



Maloof no conocía ningún dato de ella, encontró su nombre, escrito a lápiz en uno de los sobres de laboratorio, y decidió buscar más información, estaba tan fascinado con su trabajo que se decidió a comprar el resto de cajas de negativos, además quería conocerla y contactarla, pero en la casa de subastas le dijeron que se trataba de una anciana enferma, por lo que decidió no molestarla.



La pesquisa del nuevo dueño de la antigüedad le permitió contactar con una de las tiendas de artículos fotográficos más antigua de Chicago, donde la recordaban vagamente, decían de ella que acudía de tanto en tanto a comprar negativos, por lo poco que sabían de ella se trataba de una refugiada judía francesa, nacida el primero de febrero de 1926, que había llegado a Estados Unidos en la década de 1950 y que era muy introvertida.


Las fotografías mayoritariamente son de la ciudad de Chicago, aunque hay algunas de la ciudad de Nueva York, presumiblemente donde vivió los primeros tiempos de su llegada a Estados Unidos y otras se tomaron en la playa, al parecer Vivian Maier trabajaba como niñera para una familia en el lado norte de la ciudad de Chicago y acudía a la playa con esa familia que la tenía contratada.


Siguiendo con su investigación Maloof acudió a Google para intentar saber quien era Vivian Maier, pero lo que encontró fue el obituario en el diario Chicago Tribune, con fecha 21 de abril de 2009, según ese texto, vivía en Oak Park, un suburbio de la ciudad, y era "una segunda madre para John, Lane y Matthew", había fallecido justo el día antes del hallazgo.

Concurrió al diario para conocer quien había contratado el obituario pero la dirección que le dieron no existía y el teléfono figuraba fuera de servicio desde hacia tiempo. Tanto misterio lo llevaron a crear un blog, para difundir la obra hallada, Vivian Maier - Her Discovered Work

Vivian Maier, murió sin saber que su obra alcanzaría una notoriedad inaudita tras su muerte. Hoy en día, la crítica especializada ha aclamado el trabajo de esta desconocida aficionada como uno de los mejores compendios de fotografía callejera de todo el siglo XX.

Una historia simple, la de una mujer que sentía una pasión irrefrenable por la fotografía, y que dedicó su vida a retratar su entorno con una visión exquisita, capturando momentos únicos desde una perspectiva personal que resultan una obra de arte. Vean el siguiente vídeo que intenta resumir su obra.




Cave acotar para finalizar, que todavía hay más de 600 negativos en los rollos, sin revelar desde los años sesenta, o sea aún hay material inédito de esta extraordinaria fotógrafa callejera.


2 comentarios:

Jubilada en Acción! dijo...

Extraordinaria entrada, y las fotografías maravillosas, me agrada mucho tu estilo, puedo decir que me identifico con muchas de los conceptos que mencionas, gracias Mabel, seguiré visitándote con frecuencia.

Mabel dijo...

Hola Jubilada en acción, me alegra que la entrada haya sido de su agrado. Agradezco sus comentarios y visitas; me alientan a poner mi mejor empeño, para ser original en la elección de los temas y desarrollarlos de forma amena y entretenida.
Saludos